Página creada en Octubre  del 2010

Contacto

 

Correo electrónico: javierchismol@gmail.com


Javier Abad Chismol

LIBROS

PUBLICADOS

 

artículos publicados antes de la creación de esta web

EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN Y NUESTRA RESPONSABILIDAD

 

7 de Septiembre de 2015

 

Muchas veces parece que vemos los dramas sociales desde la barrera, como si no fuera con nosotros, y es que sin mala intención nos hacemos egoístas, sumergidos en nuestros propios problemas y circunstancias.

 

Aprender a mirar más allá de nuestro propio ego, de nuestra propia realidad concreta, quizás como espectadores en nuestro cómodo sillón. Creo que es momento de invitar a una implicación real con los problemas sociales.

 

Da la sensación de que todos queremos una sociedad más justa y equilibrada, y es más, seguramente alzaremos la voz para que los dramas de la humanidad sean solucionados por los grandes mandatarios, y quizás, pobremente pensamos que ahí termina nuestra responsabilidad. Pues no debe ser así, y ahora tenemos una oportunidad de demostrar que somos ciudadanos de un único planeta e hijos de un mismo Dios.

 

Cuando estos días vemos el drama de tantas personas que tienen que huir de sus casas, con lo puesto, dejándolo todo, perdiéndolo todo, huyendo de la atrocidad de la guerra, de la persecución política y religiosa, del hambre, lo que tenemos que hacer es acoger y refugiar a estas personas como un gesto de caridad y de amor al prójimo. Dejemos la lógica de los números, lo práctico, para que triunfe lo mejor que tiene cada uno dentro que es la acogida; “porque tuve hambre y me diste de comer, fui refugiado y me acogiste”. Hacerlo es acoger a nuestro Señor, es tener un corazón abierto al amor, no un corazón cobarde que solo piensa en su supervivencia y no quiere que nadie le quite nada que le corresponde por derecho.

 

Tanta angustia, tanta destrucción, tanta muerte, en donde sale lo mejor y lo peor del ser humano, unos dispuestos a acoger a gente en sus casas, otros pegando fuego a los centros de refugiados. Creo que tenemos que tener muy fija en la retina la imagen de aquel niño ahogado en la playa, una imagen que nos conmociona y debe hacerlo, pero debe llevarnos a algo mucho más importante que es saber que estamos dispuestos a hacer cada uno de nosotros, nuestras comunidades, nuestros pueblos y ciudades, es tiempo de responsabilidad y de caridad.

 

Javier Abad Chismol

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Javier Abad Chismol