Página creada en Octubre  del 2010

Contacto

 

Correo electrónico: javierchismol@gmail.com


Javier Abad Chismol

LIBROS

PUBLICADOS

 

artículos publicados antes de la creación de esta web

ESTAMOS RAYADOS

2007

 

     Recientemente recibíamos con estupor un dato que nos dejaba realmente inquietos, y es que España se ha convertido en el país que más cocaína consume, incluso por encima de Estados Unidos. A su vez íbamos ganando puntos también en el ranking del consumo de heroína.

    Se puede afirmar sin lugar a dudas que estamos colocados, ¿qué es lo que está pasando en España para que estemos llegando a estos extremos? Yo creo que el tema está muy claro, una mala utilización de la libertad, un exceso de permisividad que esta llevando a los jóvenes a comenzar cada vez más pronto en el consumo de este tipo de sustancias.

     Es fruto de la cultura del relativismo, de pensar que todo está bien, que todo vale, en nombre de una mal entendida libertad y además un concepto completamente erróneo de la diversión. Me parece realmente triste que las personas para poder pasárselo bien tengan que drogarse, tengan que anular su estado natural normal, porque no saben otra manera de cambiar su estado anímico.

     Esto ha sido una escala progresiva en el consumo de drogas, recuerdo la época de la ruta del bacalao al comienzo de la década de los noventa en la costa valenciana, como un sector de la juventud acudía a las discotecas y en donde se consumía una gran cantidad de sustancias, es también cuando comenzaban las drogas químicas como el éxtasis. Aunque era mucha gente la que acudía a estos lugares, la verdad es que no se podía decir que estuviera generalizado. Pero esa progresión ha ido subiendo poco a poco llevándolo al grado de normal.

    El relativismo moral consiste en deformar de tal manera aquello que es negativo para convertirlo en bueno, todo ello haciéndolo en nombre de la libertad, ¿pero puede el propio hombre autodestruirse en nombre de la libertad? Más bien deberíamos afirmar sin miedo que las drogas, la normalización de su consumo lo que hace es al hombre cada vez más esclavo llegando a su propia autodestrucción y a la de los demás. Estamos hartos de tantos accidentes en las carreteras los fines de semana, en los hospitales se puede comprobar como la inmensa mayoría de las personas que sufren algún tipo de altercado, bien por accidente de tráfico o por peleas tienen en su cuerpo sustancias estupefacientes. De esta manera no sólo se hacen mal a si mismos sino que también pueden destruir la vida de otra persona que sea completamente inocente y que circulaba con normalidad por alguna carretera, pero alguien se lo ha llevado por delante porque no respeta a los demás, pudiendo así truncar la vida de una familia.

     Desde los institutos ya podemos ver como comienza los primeros consumos, como a través de las rejas de los centros educativos se trafica, incluso en los lugares que podíamos llamar poco conflictivos. Es la cultura de la diversión, del no esfuerzo, y del abuso hacia uno mismo.

    ¿Qué se entiende por diversión? Si se lo preguntamos a los jóvenes, y a los no tan jóvenes, diversión es irse de fiesta y esto equivale a beber sin control. Divertirse es igual a emborracharse, a consumir drogas, es la nueva cultura del ocio, es la sociedad del botellón, del alcohol desmedido en la calle. ¿Quien es el culpable de que esto ocurra? Quizás unos podrían afirmar que el sistema legal del momento que es permisivo, o que muchas autoridades locales hacen la vista gorda a la hora de perseguir este tipo de actitudes.

     Un cierto paternalismo que hace que la gente pueda hacer lo que quiera, es dar pan y circo a todo el pueblo para que esté contento para que se divierta. Y en los momentos más lúdicos y festivos vale todo, emborracharse en la calle, dar de beber a conductores en la carretera, a los menores de edad, todo da igual con tal de complacer. Pero todo no acaba ahí porque el ser humano cuando entra en la espiral de la diversión no se conforma solo con el alcohol, pasa al siguiente escalón que es la cocaína y las demás drogas. Cualquier persona no tiene ningún problema en conseguir cualquiera de estas sustancias, porque está a la venta en los pub.

     Se puede decir que estamos rayados, que nuestra sociedad está colocada, porque hace normal lo anormal, porque no es capaz de educar y formar a la gente en lo perjudicial de este tipo de actitudes, de como ser el primer país del mundo en consumir cocaína no es ningún honor, que hemos hecho casi una fiesta nacional del botellón, esa excusa que empezó para ahorrarse dinero en el consumo de alcohol se haya convertido en una práctica habitual de la gente joven, que beber en la calle es lo más normal, que no se consideran alcohólicos, que simplemente están de marcha, pero que ellos controlan.

      No había más que ver como quedaron nuestras playas en la noche de san Juan, como cada año aumenta el número de basura y de desenfreno. Una tradición que consistía en quemar los malos augurios del año anterior, como buscar una actitud de buenos deseos para el año, como el significado de san Juan Bautista, que era nacer a una nueva vida para hacer mejor a uno mismo y a los demás, se puede convertir en un especial botellón en la playa con diversión añadida. Desde luego algo le pasa a nuestra sociedad que no sabe trasmitir los valores que realmente hacen crecer, y eso se hace buscando el bien natural del hombre y no en su anulación como personas por las drogas.

 

JAVIER ABAD CHISMOL

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Javier Abad Chismol