Página creada en Octubre  del 2010

Contacto

 

Correo electrónico: javierchismol@gmail.com


Javier Abad Chismol

LIBROS

PUBLICADOS

 

artículos publicados antes de la creación de esta web

ASESINAR EN NOMBRE DE DIOS Y LA BURLA A LA RELIGIÓN

 21 de Enero de 2015

Qué gran dilema se crea ante la crueldad del asesinato y los límites de la libertad de expresión, ¿todo vale a la hora de defender mi opinión y mi punto de vista? ¿Tengo derecho a insultar y mofarme de aquello que es sagrado e importante para otras personas?

El slogan que se repetía una y otra vez era; “Yo también soy Charlie Hebdo”,  y  me uno sin ningún tipo de duda a todo lo contrario; “Yo no soy Charlie Hedbo”, porque yo como católico no me dedico a burlarme de las religiones de otras personas, porque respeto el derecho al honor y a la intimidad, y sobre todo me uno a la libertad de religión y pensamiento, eso unido al respeto de tolerar que el otro piense distinto que yo.

¿Debo insultar y agredir con desprecio al que no comulga con mis ideas? Algunos son tan intransigentes en su pensamiento que no aceptan otra verdad que la suya y la disputa la solucionan con la agresividad verbal o  física.

Por lo tanto, vemos la crueldad del asesinato en nombre de Dios, algo que es una atrocidad cometida en nombre de un falso dios, y la provocación de unos periodistas dispuestos a jugar con fuego y llegar al límite en su provocación. Uniríamos dos actitudes para mi punto de vista inmorales, la burla y el asesinato.

No se puede defender ninguna manera el terror en nombre de Dios pero tampoco podemos sentirnos identificados con el insulto, la burla y la calumnia. Con respecto a esto el Papa Francisco realizo unas declaraciones que han producido cierto escándalo:'Si alguien insulta a mi madre, le espera un puño, ¡es normal!', y afirmaba que “no se puede ofender a la religión o burlarse de ella”.

En donde se quería matizar las dos libertades en cuestión, la de expresión y la religiosa y donde a su vez se encuentran los límites.

Es verdad que el que no cree no respeta en absoluto el foro interno de la persona y pasa por encima, además no olvidemos que los periodistas sensacionalistas quieren escándalo y provocación porque eso es lo equivalente a tener difusión, es decir, la moralidad se vende por captar al máximo la atención, el fin justifica los medios.

Las libertades son vitales para cualquier sociedad pero debe haber unos límites para que esa libertad no se convierta en una falta de respeto hacia el otro. La frase del Pontífice me parece acertada porque lo que quiere decir es que cuando alguien se le ataca aquello que más quiere puede reaccionar de una manera contundente.

El Corán no permite las imágenes de Mahoma y este medio con gran chulería hacía caricaturas de una manera burlesca, es cierto que esto no justifica la aberración de matar en nombre de Dios. Y de nuevo en la portada después de los atentados vuelve a poner otra caricatura, diciendo, “todo está perdonado”, pero ellos en las mismas.

No hay que dejarse achantar por el terror de hombres sin escrúpulos y de hecho los cristianos están también en el punto de mira de los radicales islamistas como ha ocurrido recientemente en un Convento de Jerez, en esas pintadas e intento de tirar un coctel molotov.

Javier Abad Chismol

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Javier Abad Chismol